CONGRESO DE LA CDMXSOCIEDAD Y JUSTICIA

Urge para la ciudad una ley que regule el comercio en el espacio público

* Basta de criminalizar el trabajo en la vía pública
* Vendedores en el espacio público, sin seguridad social ni certeza jurídica
* Históricamente el gobierno ha buscado erradicar esta actividad por considerar que atenta contra la imagen urbana
Redacción
“Hoy es el momento de regular el comercio en el espacio público, que los trabajadores tengan obligaciones y derechos. Asimismo, la sociedad que no ve con buenos ojos esta actividad tendrá la seguridad de que habrá orden y respeto para ellos, sin duda las autoridades de la Ciudad de México tienen una deuda histórica con el trabajo popular, si hay voluntad política se puede resolver esta situación”.
Lo anterior fue señalado por la diputada priista y presidenta de la Comisión de Desarrollo Económico en el Congreso de la Ciudad de México, Esther Silvia Sánchez Barrios al momento de presentar una Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se expide la Ley que Regula el Comercio en el Espacio Público de la Ciudad de México.
Durante su exposición de dicha iniciativa dijo “ahora bien, para el ejercicio del comercio en la vía pública, de forma lisa y llana, se requiere un ordenamiento jurídico que les permita acceder a seguridad y certeza jurídica.
Actualmente, los comerciantes en la vía pública se encuentran en un estado de indefensión frente a las actuaciones de las autoridades, ya sea de las Alcaldías o de la Ciudad de México, pues no existe un documento que los reconozca como sujetos de derecho y que los vincule con obligaciones totalmente acotadas, por lo que el ejercicio de sus actividades está sujeto a requisitos cambiantes y arbitrarios.
“Uno de los principales planteamientos de esta Ley, agregó, es definir los derechos de los comerciantes que utilizan la vía pública y los mecanismos para ejercerlos, así como acotar sus obligaciones, que permita garantizar el derecho de las demás personas al uso y goce de la vía pública, y al mismo tiempo dejen de ser víctimas del ejercicio arbitrario del poder público, teniendo claras sus obligaciones económicas y administrativas”.
La representante popular dejó en claro que se puede observar que las personas que trabajan en el espacio público tienen pendientes otro tipo de derechos a los que no acceden por su condición de trabajo irregular, como es el acceso a la vivienda, a la seguridad social y el cuidado de los infantes en guarderías públicas, entre otros.
De acuerdo a su análisis, Sánchez Barrios comentó “el comerciante en la vía pública es considerado como parte de un sector vulnerable  y a lo anterior se le debe sumar que el comercio se conforma también de manera plural, existen comerciantes de todo tipo y entre ellos se encuentran madres solteras, personas de la comunidad LGBTTTIQ+, personas de la tercera edad, indígenas, personas en situación de discapacidad, o en situación de calle”.
Y agregó que la presente Ley, “visibiliza y atiende los pendientes que existen con el comercio popular, reconoce los derechos de los comerciantes como trabajadores no asalariados, reconoce las actividades comerciales tradiciones y fortalece la cadena de abasto de alimento, otorga seguridad y certeza jurídica a los comerciantes, y permite la captación de recursos a través de derechos y aprovechamientos establecidos en el ordenamiento fiscal”.
Al hablar sobre las mujeres que están en el espacio público dijo “el propósito de la presente iniciativa de Ley es establecer como un derecho de las mujeres víctimas de violencia económica el goce pleno de los derechos laborales que señala el actual marco legal aun cuando éstas ejerzan su trabajo en el comercio en vía pública, garantizando y reconociendo no solo el ejercicio de este derecho, también se deberá garantizar la prevención, protección y atención en caso de sufrir cualquier tipo de violencia al estar realizando su actividad laboral.
“Crear un marco jurídico en materia de comercio en la vía pública no es un esfuerzo sencillo, cierto, esto se debe a la estigmatización del tema, además de que todas las autoridades competentes sólo se han limitado a regular a través de decretos y programas que, por su diseño, no atienden las nuevas condiciones sociales, económicas y políticas reales que vive la Ciudad de México”.
La legisladora reconoce que  se tiene que hacer un gran esfuerzo para modificar las concepciones que criminalizan el trabajo en la vía pública, “pues de lo que se trata es dignificar el trabajo y garantizar el derecho al mismo, como un derecho humano”.
Por otro lado, señaló “si bien es cierto que el ánimo del constituyente fue incluir a los trabajadores no asalariados dentro del máximo ordenamiento normativo de la Ciudad y reconocerlos como sujetos de derechos, también es cierto que existen varios pendientes para generar las condiciones en las que estos derechos puedan ejercerse y uno de ellos es una Ley secundaria que defina el alcance de los derechos de los trabajadores en la vía pública, así como la imposición de obligaciones que deban atender. Existen diversas perspectivas para atender la problemática de la instalación del comercio en la vía pública, por un lado, la necesidad que existe en la población de la Ciudad de México para buscar el ejercicio de una actividad económica en la vía pública; y por el otro, la necesidad de establecer límites y obligaciones en la instalación de estas actividades para garantizar a los ciudadanos el derecho a la Ciudad, a través del uso de las banquetas y el arroyo vehicular”.
Sobre este punto señaló “la preocupación central de dichos ordenamientos no fue la protección del derecho humano al trabajo, sino la protección de la vía pública sobre todo en el perímetro del Centro Histórico de la Ciudad de México con el agravante de considerar al comercio en la vía pública como “un problema que genera más problemas”, buscando erradicar estas actividades por considerar que atentan contra la imagen urbana.
La representante popular comentó que para ella “impulsar esta Ley es una oportunidad que no debe dejarse de lado, ya que nos permitirá como sociedad comenzar a saldar la enorme deuda que se tiene con las mujeres que se dedican al comercio en vía pública y de dignificar el valor de su trabajo con el único fin de liberarlas de la violencia económica que muchas de ellas viven y así como de garantizar el pleno y libre desarrollo de sus dependientes económicos.
Esta lucha por el reconocimiento de nuestros derechos, sin olvidar nuestras obligaciones, no se detendrá; esta iniciativa es solo un paso en la búsqueda de mejores condiciones de vida, que es por lo que hemos trabajado tantos líderes sociales del sector”.
Finalmente dijo “hago un reconocimiento a todos los líderes y lideresas del comercio popular, especialmente a la activista Diana Sánchez Barrios que con el apoyo de miles de comerciantes y cumpliendo con las formalidades que marca la ley presentó como iniciativa ciudadana en el 2019 una ley que regularía el trabajo no asalariado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *